¿Líder o jefe? Cómo identificar el modelo en el que actualmente te encuentras

Posted on 21-12-2015 , by: zindicat0 , in , 0 Comments

Muchos chilenos se han cuestionado y preguntado si las personas que encabezan sus equipos de trabajo están facultadas para generar un efecto transformacional en sus labores diarias y en ellos, pensando que la mayoría permanece más de 10 horas diarias en sus empleos.
Si realizamos una comparación sobre un jefe y un líder, podremos concluir diferencias abismantes, que incluso pueden generar quiebres en grupos de trabajo que durante años han sido dirigido por personas que no cuentan con las capacidades y facultades que realmente son necesarias para lograr un objetivo en conjunto.

 
Pedro Carvajal, Magister en Psicodiagnóstico e Intervenciones Terapéuticas de la UNAB, explicó que la posición de jefe más común en Chile es el que “establece liderazgos autoritarios y sin participación en servicios o funciones vinculada a la actividad laboral”, sin embargo, recalcó que la última tendencia en liderazgos que poco a poco se ha establecido en algunas empresas del país es el “Laissez faire” que entrega una mayor libertad de acción provocando así un efecto transformacional en las personas a cargo.

 

Como no basta con solo tener aptitudes básicas para influir en el trabajo de los demás, a continuación te explicamos los tres modelos más utilizados en el mundo empresarial.

 
Liderazgo Autoritario o Directivo
Es la forma más antigua y común de ejercer control absoluto sobre el equipo de trabajo a cargo. Según los estudiosos, aquí se puede dilucidar el lado “bueno y malo” del autoritarismo, identificando a cada uno de ellos con el Dr. Jekyll o Mr. Hyde, personajes de la novela “Strange Case of Dr Jekyll and Mr Hyde” de Robert Louis Stevenson, donde se conoce cómo los trastornos psiquiátricos pueden afectar la mente de las personas.
Aquellos que se ven reflejados en Dr. Jekyll, experimentan el lado “bueno” del liderazgo directivo, ya que a pesar de mantener el control absoluto, la toma de decisiones funciona a la perfección, así como las tareas que deben realizar sus colaboradores.
Mientras que los que se ven en Mr. Hyde, experimentarán lo más “malo” del autoritarismo, ya que éste basa sus fundamentos laborales en el ego, amenazas, gritos, lenguaje despectivo y sarcástico.
A pesar de lo descrito, existen muchas compañías que funcionan a través de este modelo, ya que como bien dicen los expertos, si los colaboradores no cuentan con los conocimientos, aptitudes y habilidades necesarias, necesitarán un líder autoritario que los ayude a mantener una producción constante.

 

Liderazgo Participativo
Se encuentra en el punto medio del liderazgo empresarial, jefes y trabajadores desarrollan labores en paralelo, generando una comunicación permanente que permite estrechar lazos al interior del lugar de trabajo, enfatizando en la cooperación mutua, estimulando la eficacia, buen ambiente, calidez, etc.
Para que lo anterior se cumpla, será necesario que la persona a cargo del grupo posea cualidades de adaptación y conocimiento y, que además cuente con las herramientas necesarias para dirigir y/o solucionar los casos que se vayan presentando según las circunstancias presentadas.

 
Laissez – faire
Palabra proveniente del francés que significa “dejar pasar” y que, actualmente, es la característica principal de la economía liberal. Es decir, los líderes que utilizan este modelo otorgan labores, confían en sus trabajadores y no interrumpen en sus procesos, entregando libertad absoluta en su ámbito laboral.
Sin embargo, el punto de quiebre de este modelo se encuentra –precisamente- en los mismos colaboradores, ya que si estos no cuentan con las aptitudes, compromisos y motivación, el exceso de independencia podría afectar la productividad de la empresa.
Después de este breve resumen sobre los modelos más utilizados en la actualidad empresarial, te preguntamos con ¿con cuál de éstos te identificas?

 

El jefe maneja a sus trabajadores. El líder los capacita.
El jefe depende de la autoridad. El líder, de la buena voluntad.
El jefe inspira temor. El líder inspira entusiasmo.
El jefe dice «yo». El líder dice: «nosotros».
El jefe arregla la culpa por el fracaso. El líder arregla el fracaso.
El jefe sabe cómo se hace. El líder muestra cómo se hace.
El jefe dice “vayan”. El líder dice “¡vamos!”.
John

Foto: victorgb.com

compartir:

Leave a comment